Almizcles sintéticos

Si hubo un tiempo en el que las sustancias que se usaban en las fragancias eran dominantemente naturales y más o menos escasas o difíciles de obtener, por lo que su uso era restringido, hoy el panorama es muy diferente.

La química sintética ha hecho posible producir a más bajo coste ingentes cantidades de fragancias y utilizarlas en infinidad de productos. No solo en perfumes y aguas de colonia, sino también productos de limpieza, detergentes, productos de aseo personal, cosméticos, cremas, ambientadores, pesticidas, …

A consecuencia de ello, la exposición a las sustancias usadas en las fragancias es virtualmente universal en el mundo desarrollado. Son sustancias como, por ejemplo, los almizcles sintéticos, que se producen en órdenes de millones de toneladas anuales. Entre ellos destacan los nitro almizcles cuyo uso ha decrecido mucho en Europa tras adoptarse medidas restrictivas sobre ellos. Sin embargo, siguieron usándose bastante algunos como el xileno de almizcle (MX) o la cetona de almizcle (MK).

almizcles sintéticos
Otro grupo son los almizcles policíclicos, entre los cuales hay sustancias que han sido vastamente empleadas, como el tonalide (AHTN) o el galaxolide (HHCB). Otro tipo son los  almizcles  macrocíclicos.

Son contaminantes de la Naturaleza (algunos de ellos han mostrado tener gran persistencia y  se integran en la cadena alimentaria). Se han consignado diversos efectos en la fauna. También aparecen como contaminantes muy comunes en el cuerpo de los occidentales (en la sangre, la grasa, la leche humana, en adultos , en recién nacidos…) donde pueden haber llegado a través de múltiples vías, algunas de las más importantes de las cuales pueden ocurrir en el propio hogar. Se ha constatado , por ejemplo, como después del uso de detergentes y cosméticos aparecían sustancias como el galaxolide y el tonalide en la grasa y leche maternas. También el uso de perfumes durante el embarazo apareció asociado a la aparición de mucho galaxolide en la leche.

Una detallada analítica publicada por Greenpeace en 2005 mostraba la importante presencia de almizcles sintéticos en decenas de perfumes y aguas de colonia comerciales (muchos de ellos de marcas muy conocidas). No hacía más que mostrar algo conocido por muchos investigadores, pero que está muy insuficientemente regulado.

Se ha asociado a almizcles sintéticos con diferentes efectos biológicos, tales como alteraciones hormonales, problemas ginecológicos o incluso el de poder acentuar los daños de otros contaminantes, como se ha visto que sucede con la cetona de almizcle, que facilitaría los efectos genotóxicos del benzo(a)pireno. Algún estudio muestra, por otro lado, que el tonalide puede favorecer la proliferación de células de cáncer de mama o, entre otras cosas, ser tóxico para el hígado.

Hay científicos que consideran que la reducción general del uso de fragancias en tantos productos como hoy las llevan podría tener unas consecuencias muy positivas para la ecología y la salud de las personas.

Botón Ver referencias