Hipersensibilidad

Muchas sustancias tóxicas pueden producir una hipersensibilización que genere después reacciones frente a las sustancias que iniciaron el cuadro y/o ante otras.

sensibilidad química múltipleUno de los problemas de salud más serios vinculado a esto es la Sensibilidad Química Múltiple, una enfermedad ambiental cuya incidencia no para de crecer. Las personas que la padecen en grado severo experimentan síntomas adversos al respirar sustancias liberadas por productos tales como fragancias, ambientadores, productos de la limpieza, productos de aseo, desodorantes, pinturas, disolventes, pesticidas... Muchas veces a niveles muy "bajos" de concentración. Infinidad de sustancias pueden estar implicadas Las sustancias implicadas pueden ser formaldehído, xileno, éteres de glicol, cloruro de metileno, tricloroetano, toluendiisocianato...

Muchas de estas personas han de procurar erradicar de sus hogares toda suerte de elementos que puedan causar emisiones nocivas, ya que son como "detectores vivientes" de las mismas.

Muchas veces la enfermedad se origina por una exposición intensa a un insecticida o un disolvente y/o por una progresiva acumulación de tóxicos en el organismo a través de diferentes vías. Hasta que llega un momento en que la capacidad de tolerar  los tóxicos se derborda.

No es infrecuente que las personas con SQM tengan a la vez Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), la Fibromialgia (FM), asma, alergias...

Junto a las personas con Sensibilidad Química Múltiple hay un porcentaje mucho mayor de personas que, sin que tengan esta enfermedad, sí que manifiestan hipersensibilidad ante productos o sustancias concretas. Por ejemplo, muchos asmáticos que se ven afectados ante productos perfumados o algunas personas a las que les puede producir una migraña respirar un ambientador, por no citar más casos.

Una forma muy frecuente de manifestarse una hipersensibilidad a los tóxicos, que difiere de la Sensibilidad Química Múltiple, es la neumonitis que puede ser inducida por muchos contaminantes, muchos de los cuales pueden estar presentes en el hogar: piretrinas/piretroides, cloro, resinas epoxi, isocianatos, metales pesados, mercurio, cadmio , zinc, niquel, cromo, arsénico, aluminio, anhídrido trimetílico...

Botón Ver referencias