Pinturas ecológicas

El sector de las pinturas ha hecho cierto esfuerzo por reducir la presencia en las mismas de una serie de elementos problemáticos, tales como los compuestos orgánicos volátiles. Y en atención a ello se ha otorgado a algunas, sellos como la Eco-etiqueta europea o AENOR. Pero con frecuencia ello no significa que algunas de estas pinturas no puedan entrañar problemas.

Determinadas pinturas al agua y sin metales pesados, por ejemplo, han supuesto cierta mejora sobre las pinturas que había a la venta hace tiempo. Sin embargo, el grado de exigencia de algunas de las pinturas que hay a la venta y cuya apariencia es más “ecológica” deja bastante que desear si se aplican criterios más severos en cuanto a la presencia de determinadas sustancias.

La falta de una regulación adecuada está permitiendo que se denominen como “ecológicas” una serie de pinturas que muy probablemente no lo sean, aunque acaso lo sean algo más que otras  a las que sustituyeron.

Ejemplo de cómo una pintura aparentemente mejor puede seguir siendo problemática es lo mostrado por alguna investigación sobre la presencia de compuestos como los emisión de PGEs (propileno glicol y éteres de glicol) en pinturas al agua y barnices. Sustancias que aparecían asociadas a determinados problemas como alergias y asma infantil pese a haber sido usadas como sustitutas de otras que se tenían por más problemáticas. El tema es complejo y a la hora de seleccionar pinturas ecológicas debemos ser muy exigentes.

Hoy por hoy en mercado de las pinturas realmente ecológicas en España no ha alcanzado las dimensiones suficientes para que sea fácil que un consumidor que no realice una búsqueda cuidadosa pueda encontrarlas en cualquier centro comercial. Normalmente se encuentran en tiendas con un compromiso muy especial con los productos realmente ecológicos. Son marcas como PNZ, Livos, Naturhaus, Biofusta, Biofa, Ecoquimia,…

Hay que estar advertidos, además, de que algunas pinturas ecológicas pueden portar algún elemento problemático, aunque sin ser comparable a lo que sucede con ciertas pinturas no ecológicas basadas, por ejemplo, en disolventes.

Algunas pinturas ecológicas han empleado aceites vegetales en lugar de disolventes convencionales, frecuentemente muy problemáticos, como también pueden serlo algunos aditivos y materias plásticas que pueden añadirse. 

Hay que tener presente que solo ciertas marcas ( que rara vez tienen que ver nada con las más conocidas ) pueden ser consideradas con seriedad como ecológicas. Sus resultados, en los más diversos usos, pueden ser muy buenos, haciendo innecesario recurrir a pinturas tóxicas.

Suelen emplear química vegetal (por ejemplo, aceites como el de linaza o el de ricino, y resinas naturales como la colofonia. También las hay con base mineral , como el silicato potásico, mezcladas con pigmentos inorgánicos.

También podemos adquirir los pigmentos en polvo por separado y  mezclarlos con aceite de linaza para pintar.

En algunos casos más concretos puede recurrirse a pintar con cal apagada tal y como se ha venido haciendo tantas veces tradicionalmente.

Además de pinturas, el sector ecológico proporciona también productos para otros usos como aceites endurecer la madera de los parquets que hacen innecesario recurrir a cubrirlas con películas plásticas. También protectores anti-carcoma, barnices de aceite de linaza, aceites de cedro y arce para conservar la madera, aceite bangkirai , aceite de cera, decapantes y disolventes menos problemáticos,… Para limpiar brochas y demás puede usarse aguarrás natural o, acaso mejor, esencias de cítricos. 

 ARTÍCULOS RELACIONADOS
  » Mobiliario y maderas
  » Pinturas
 PATOLOGÍAS RELACIONADAS
  » Cáncer
  » Hipersensibilidad
  » Neurotoxicidad
  » Problemas en el embarazo
  » Problemas en los niños
  » Problemas inmunológicos
  » Problemas reproductivos
 SUSTANCIAS RELACIONADAS
  » Compuestos orgánicos volátiles
  » Disolventes
  » Ftalatos
  » Metales pesados