Calentar el biberón de tu bebé en el microondas no es tan inofensivo como parece

Más allá de los momentos llenos de amor con tus hijos, ser mamá es un trabajo de tiempo completo que conlleva muchísimas tareas por cumplir y en un tiempo muy reducido. Lo sabemos, todas deseamos que el día tenga más horas.

Ante el sin fin de actividades que una mami tiene que hacer en el día, nuevos electrodomésticos y objetos han sido creados para facilitarnos el trabajo. Una de estos es el microondas.

Sí, aunque no lo pienses tanto, el microondas es un electrodoméstico que nos puede ahorrar valioso tiempo. No podemos negar que es mucho más fácil calentar un vaso de leche durante 30 segundos en el microondas que prender la estufa, servir la leche en una olla y esperar unos minutos para que se caliente.

Y todo ello, sin tomar en cuenta que después de servir la leche a tu pequeño, tienes que lavar su vasito o biberón, así como la olla donde calentaste el líquido.

El microondas nos evita tener que invertir tiempo en calentar las cosas en sartenes y ollas en la estufa. No obstante, es importante que sepas que no todos los recipientes y utensilios son compatibles con este electrodoméstico. Te explicamos.

Calentar los alimentos de tu bebé en el microondas

Foto: Canva

Si únicamente ocupas utensilios de vidrio en tu microondas, no tienes de qué preocuparte. No obstante, los recipientes de plástico son los que, a altas temperaturas, desprenden sustancias químicas que dañan la salud.

La mayoría de los recipientes y utensilios de plástico cuentan con unas sustancias llamadas plastificantes, los cuales son aditivos que suavizan y ayudan a darle forma y flexibilidad al plástico. Dos de los más comunes son los bisfenoles como el BPA y ftalato.

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, estos aditivos tienen efectos negativos importantes en la salud de las personas, y principalmente en la de los niños pequeños.

¿Qué tan malos son los bisfenoles del plástico?

De acuerdo con una recopilación de estudios realizada por la Academia Americana de Pediatría, se encontró que los bisfenoles pueden afectar el sistema nervioso e inmunológico, así como cambiar el momento en que ocurre la pubertad.

En algunos países está prohibido que sean agregados a biberones y vasos entrenadores. Sin embargo, no en todas las naciones existe una regulación de este tipo.

¿Y los ftalatos de los recipientes plásticos?

Los ftalatos «pueden afectar el desarrollo genital masculino, aumentar la obesidad infantil y contribuir a la enfermedad cardiovascular» describen los expertos en Pediatría.

Foto: Freepik/ Editado con: Canva

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda que en caso de calentar fórmula o leche materna en biberón, lo mejor es hacerlo en una especie de baño maría; es decir, calentar agua en un recipiente y colocar el biberón en el líquido hasta que alcance la temperatura deseada.

En el caso de los alimentos sólidos, la FDA aconseja no calentarlos en frascos o recipientes hondos, sino en platos extendidos. De esta manera la comida se calienta de manera uniforme.

También recomienda que después de calentar la comida, siempre se revuelva el alimento y se pruebe, así te puedes asegurar que se encuentra a una buena temperatura para el bebé.

Por último, los alimentos con alto contenido de grasa, como la carne o los huevos, es mejor calentarlos en la estufa, ya que el microondas calienta las grasas mucho más rápido que otras sustancias.

Fuente: Vix