Más de 50 organizaciones europeas se movilizan durante la semana sin pesticidas para reclamar más agricultura ecológica en la UE

  • Denuncian que la actual dependencia de los pesticidas sintéticos es una grave amenaza para la salud y los ecosistemas, y advierten de que la contaminación química ha superado los límites seguros para la humanidad
  • Según Hogar sin tóxicos, los productos no ecológicos generan más costes que beneficios al conjunto de la sociedad, mientras que la agricultura ecológica puede reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40%
  • La Comisión Europea tiene previsto presentar el día 23 el borrador de un nuevo Reglamento sobre pesticidas, que puede suponer un retroceso en la transición ecológica y los objetivos del Pacto Verde de la UE

 

Madrid, 17 de marzo de 2022.- Por vigésimo año consecutivo se celebra en toda Europa la Semana sin Pesticidas. Del 20 al 30 de marzo, más de 50 organizaciones de la UE unirán sus fuerzas para reclamar una apuesta real y decidida por la agricultura ecológica y para acabar con la actual dependencia de los pesticidas sintéticos, que suponen una grave amenaza tanto para la salud humana como para los ecosistemas globales. Según estas organizaciones, a las que se suma desde España Hogar sin tóxicos, el uso de pesticidas representa una importante contribución a la contaminación química que ya ha superado los límites seguros para la humanidad, tal y como avala la comunidad científica. Sostienen además que la agricultura ecológica no solo podría alimentar a todos los europeos, sino que incluso contribuiría a reducir en un 40% los gases de efecto invernadero que emite el sector agrario[1].

Organizada por la ONG francesa Générationes Futures, la Semana sin Pesticidas se desarrolla en esta edición bajo el lema “One Health”, que quiere significar que la salud de los ecosistemas y la salud humana son una misma cosa y que ambas están amenazadas por el uso de estos venenos sintéticos. “No es posible un hombre sano en un planeta enfermo”, explica Carlos de Prada, responsable de Hogar sin tóxicos.

Hogar sin tóxicos lamenta que este año la Semana sin Pesticidas haya coincidido con una “mala noticia”: el borrador del nuevo Reglamento sobre pesticidas de la Comisión Europea, cuya publicación está prevista para el próximo 23 de marzo. “Si no se corrige su redacción, puede entorpecer los necesarios avances en la reducción del uso de pesticidas y el fomento de la agroecología”, advierte Carlos de Prada, “algo que entra en flagrante contradicción y de algún modo puede suponer un sabotaje a los planes que la propia Comisión presentó en 2020 para transformar el sistema alimentario del continente, haciéndolo más sostenible”. En concreto iría contra los objetivos fijados en las Estrategias de la Granja a la Mesa y de Biodiversidad[2], que incluían medidas concretas tales como conseguir reducir el uso y el riesgo de los pesticidas en la agricultura en un 50% y aumentar la superficie de las tierras agrícolas de la UE dedicadas a la agricultura ecológica hasta al menos el 25% antes de año 2030.

 

Promesas vacías

Pero tales objetivos podrían quedar en una “promesa vacía”, según denunciaron recientemente 75 entidades ambientales europeas en una declaración conjunta[3] que hicieron llegar al vicepresidente de la Comisión Europea de la Comisión, Frans Timmermans, y a los Comisarios de Salud, Agricultura y Medio Ambiente. En esta declaración, encabezada por organizaciones como el European Environment Bureau[4] y a la que también se sumó Hogar sin tóxicos, criticaban que el borrador del Reglamento que debería ayudar a su materialización no establezca como meta clara la transición hacia prácticas agroecológicas[5] o el lograr un futuro libre de pesticidas, planteando objetivos verdaderamente ambiciosos de reducción del uso de estos venenos sintéticos, que además sean legalmente vinculantes tanto a nivel nacional como de la UE.

En la citada declaración, apuntan que es necesario un profundo cuestionamiento del actual modelo agrícola basado en el uso intensivo de maquinaria, combustibles fósiles, fertilizantes y pesticidas sintéticos, porque este modelo, “además de sus efectos devastadores sobre el medio ambiente y la salud, ha atrapado a los agricultores europeos en un círculo vicioso de aumento del gasto en pesticidas para compensar la disminución de los rendimientos, sin garantizar unos ingresos adecuados para ellos”. Además, añaden que los beneficios económicos de este modelo agrícola son unilaterales y están en manos de una industria muy concentrada, generando más costes que beneficios al conjunto de la sociedad[6].

Lo que está sucediendo, según apunta Carlos de Prada, es que “se privatizan los beneficios y se socializan las pérdidas: en el precio de un producto convencional no ecológico no se está incluyendo el coste económico real que tiene para toda la sociedad el producirlo, como el enorme coste que generan los pesticidas por la contaminación de las aguas, la pérdida de la polinización o de la fertilidad de los suelos, o el coste en salud humana. Por lo tanto, se está incumpliendo el principio de que ‘quien contamina paga’, porque quien contamina no está pagando, pagamos todos”. La Endocrine Society estima que la exposición a un tipo de pesticidas muy utilizado supone para Europa decenas de miles de millones de euros cada año[7].

Los firmantes de la declaración consideran urgente dejar atrás el uso de pesticidas sintéticos, porque existe una creciente evidencia científica de los efectos negativos de los pesticidas y de los cócteles químicos en todos los ecosistemas, la biodiversidad, el cambio climático y la salud humana[8]. Según afirman, una fuerte reducción en el uso de estos venenos agrarios mediante la agroecología no tiene por qué perjudicar la rentabilidad y productividad[9], como lo demuestran muchas investigaciones y la propia realidad práctica de las decenas de millones de hectáreas que la aplican en todo el mundo[10].

 

Sobre Hogar sin tóxicos
La iniciativa Hogar sin tóxicos (www.hogarsintoxicos.org), dirigida por el periodista, escritor y divulgador ambiental Carlos de Prada, Premio Global 500 de la ONU y Premio Nacional de Medio Ambiente, tiene como objetivo denunciar situaciones de riesgo provocadas por las sustancias tóxicas presentes en los más diversos productos de uso cotidiano y proponer alternativas. Basándose en la ciencia, busca que las Administraciones mejoren la normativa y adopten medidas que realmente protejan la salud de las personas, y que las empresas eliminen o reduzcan significativamente el uso de esos compuestos. Hogar sin tóxicos también busca concienciar a la población, ya que sin la debida conciencia social, ni la Administración ni las empresas se sentirán suficientemente motivadas, ni los ciudadanos podrán adoptar medidas para protegerse de los riesgos existentes, que en muchas ocasiones son fácilmente prevenibles.

 


[1] Ver, por ejemplo:  Poux et al.(2018), An agroecological Europe in 2050: multifunctional agriculture for healthy eating. Findings from the Ten Years For Agroecology (TYFA). Iddri-AScA:

[2] Remarks delivered by Commissioner Kyriakides at the Press Conference on the adoption of the Biodiversity Strategy and the Farm to Fork Strategy. 20 May 2020. Brussels.   On World Bee Day, the European Commission commits to putting biodiversity and public health above agribusiness profits. PAN Europe. Brussels, 20/05/2020. //Brussels, 20.5.2020 COM (2020) 381 final // COMMUNICATION FROM THE COMMISSION TO THE EUROPEAN PARLIAMENT, THE COUNCIL, THE EUROPEAN ECONOMIC AND SOCIAL COMMITTEE AND THE COMMITTEE OF THE REGIONS A Farm to Fork Strategy for a fair, healthy and environmentally-friendly food system // Farm to Fork Strategy. For a fair, healthy and environmentally-friendly food system. European Commission

[5] Destinando a ello el presupuesto de la Política Agraria Común

[6]    Bureau d’Analyse Sociétale d’Intérêt Collectif (Basic), Analyse de la création de valeur et des coûts cachés des pesticides de synthèse (2021)

[7] Los estudios, publicados en la Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, son: Estimating Burden and Disease Costs of Exposure to Endocrine-Disrupting Chemicals in the European Union

Leonardo Trasande et al.. http://press.endocrine.org/doi/pdf/10.1210/jc.2014-4324

Neurobehavioral Deficits, Diseases and Associated Costs of Exposure to Endocrine Disrupting Chemicals in the European Union. Martine Bellanger et al. http://press.endocrine.org/doi/pdf/10.1210/jc.2014-4323

[8] Persson et al. (2022), Outside the Safe Operating Space of the Planetary Boundary for Novel Entities,Environ. Sci. Technol: 10.1021/acs.est.1c04158

Groh et al. (2022), Anthropogenic Chemicals As Underestimated Drivers of Biodiversity Loss: Scientific and Societal Implications, Environ. Sci. Technol: 10.1021/acs.est.1c08399

[9] Lechenet et al. (2017), Reducing pesticide use while preserving crop productivity and profitability on arable farms, Nature plants: https://www.nature.com/articles/nplants20178

[10] D'Annolfo et al. (2017), A review of social and economic performance of agroecology, International Journal of Agricultural Sustainability //   Van der Ploeg et al. (2019) The economic potential of agroecology: Empirical evidence from Europe. Journal of Rural Studies