Prohibido en Europa: cómo la UE exporta plaguicidas demasiado peligrosos para su uso en Europa

Traducción al castellano del informe de Laurent Gaberell y Géraldine Viret. Septiembre, 2020

Public Eye y Unearthed han revelado por primera vez hasta qué punto la Unión Europea (UE) permite la exportación de ciertos plaguicidas a pesar de que, al mismo tiempo, prohíbe su uso en sus propios campos. La investigación muestra la hipocresía de permitir que las empresas de agroquímicos inunden países de ingresos bajos y medianos con sustancias consideradas demasiado peligrosas para la agricultura europea. El gigante Syngenta con sede en Basilea (Suiza) juega un papel destacado.

El pesticida más vendido de Syngenta, el paraquat, es tan peligroso que un solo sorbo puede ser letal. La exposición crónica, incluso a dosis bajas, puede causar la enfermedad de Parkinson. El pesticida mortal se comercializó por primera vez en 1962, pero ha sido prohibido en la Unión Europea (UE) desde 2007, así como en Suiza desde 1989, sobre la base de ser demasiado peligroso para los agricultores europeos incluso provistos de equipo de protección.

A pesar de esto, Syngenta continúa fabricando el herbicida en su planta de Huddersfield, Reino Unido, y lo exporta a países de América del Sur, Asia y África, donde causa miles de intoxicaciones cada año. Nuestra investigación muestra que en 2018, las autoridades británicas aprobaron la exportación de más de 28.000 toneladas de una mezcla a base de paraquat.

El paraquat es un producto emblemático de este escándalo "Made in Europe". Este escándalo muestra que los pesticidas, que son demasiado tóxicos para la UE y, por lo tanto, están prohibidos, se envían a países con regulaciones más débiles. Si bien esta práctica es legal y conocida, los principales actores han podido ocultar sus actividades tras un velo de "secreto  comercial".

 

Un mapeo sin precedentes

Pero Public Eye y Unearthed, la unidad de investigación de Greenpeace Reino Unido, han pasado varios meses investigando el papel del "Viejo Continente" en la fabricación y exportación de algunos de los pesticidas más peligrosos del mundo. Para sacudir la reserva de los fabricantes, presentamos decenas de solicitudes de acceso a información a la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) y a las autoridades nacionales.

Fue así como obtuvimos miles de "notificaciones de exportación", el papeleo que las empresas deben completar bajo la normativa europea para exportar sus plaguicidas prohibidos más allá de la Unión Europea. Estos documentos detallan las sustancias, sus propiedades y las precauciones a tomar, así como sus usos previstos y cantidades estimadas de exportación.

Las cifras reales de exportación pueden diferir de las cantidades citadas en las notificaciones de exportación. Pero estos documentos al menos nos brindan el registro más completo disponible de este comercio mortal. Publicamos el conjunto de datos completo utilizado para esta investigación.

Los resultados de nuestra investigación no tienen precedentes: hemos mapeado durante todo un año la exportación de los plaguicidas considerados demasiado letales para la Unión Europea.

Haciendo click sobre el mapa puede descargarse el pdf.

 

Aprobado para la exportación: más de 81.000 toneladas de plaguicidas prohibidos

Nuestra investigación muestra que en 2018 los países miembros de la UE aprobaron la exportación de 81.615 toneladas de pesticidas que contienen sustancias cuyo uso está prohibido en los campos europeos. Están prohibidos debido a los riesgos inaceptables que plantean para la salud humana y el medio ambiente. El Reino Unido, Italia, los Países Bajos, Alemania, Francia, Bélgica y España representan más del 90 por ciento de estos volúmenes.

Tres cuartas partes de los 85 países importadores son países de ingresos bajos o medianos, donde el uso de tales sustancias presenta los mayores riesgos. Brasil, Ucrania, Marruecos, México y Sudáfrica se encuentran entre los diez principales importadores de plaguicidas "Prohibidos en Europa".

 

Una treintena de empresas encabezan el camino

Syngenta es, con mucho, el mayor exportador de estos mortíferos pesticidas. El gigante con sede en Basilea tiene una gran red de fábricas en todo el continente, incluso en el Reino Unido y Francia, y utiliza estas fábricas para fabricar varios pesticidas, que están prohibidos en la UE, como el paraquat y la atrazina. En 2018, exportó casi tres veces más desde la Unión Europea que su competidor más cercano, la multinacional estadounidense Corteva. Los datos de las autoridades suizas muestran que Syngenta también exporta pesticidas prohibidos desde Suiza.

Pero Syngenta no es la única que quiere su parte del "pastel". En 2018, unas 30 empresas exportaron pesticidas prohibidos desede suelo europeo, incluidos los gigantes alemanes Bayer y BASF. Muchas empresas más pequeñas también desempeñan un papel importante, como la italiana Finchimica y la alemana Alzchem.

 

La lista de "venenos" mortales es larga

Un total de 41 plaguicidas prohibidos fueron notificados para su exportación desde la UE en 2018. Los riesgos para la salud o el medio ambiente asociados con estas sustancias son dramáticos: muerte por inhalación, defectos de nacimiento, trastornos reproductivos u hormonales o cáncer. Estas sustancias también contaminarán las fuentes de agua potable y envenenarán los ecosistemas.

Hacer click sobre el mapa para descargar el PDF.

 

El bestseller de Syngenta, el Paraquat, está en el centro del escándalo

El paraquat por sí solo representa más de un tercio de las exportaciones europeas de plaguicidas prohibidos. A pesar de su inmensa toxicidad, este herbicida se utiliza masivamente en monocultivos de maíz, soja y algodón. Y aunque más de 50 países han prohibido esta toxina mortal, las ventas siguen siendo buenas para Syngenta.

El top 3 de las exportaciones tóxicas:

Primer lugar: Paraquat

Aproximadamente la mitad de las 28.000 toneladas de Paraquat notificadas para la exportación fueron a los Estados Unidos, donde se comercializa como una alternativa al Roundup de Bayer. Pero es un negocio caro. Syngenta enfrenta múltiples demandas de agricultores que afirman que el paraquat causó su enfermedad de Parkinson.

Brasil (9.000 toneladas) es otro destino popular para este veneno mortal, donde se debe prohibir el químico a partir de septiembre de este año. En Brasil, el paraquat se relacionó con numerosas intoxicaciones, la enfermedad de Parkinson y daños irreversibles en el genoma.

La mayoría de las demás exportaciones de paraquat se destinaron a países de ingresos bajos y medianos, como México, India, Colombia, Indonesia, Ecuador y Sudáfrica.

En estos países, el herbicida se usa ampliamente en condiciones de riesgo y está involucrado regularmente en las intoxicaciones de los agricultores.

En la parte occidental del estado indio de Odisha, el año pasado, por ejemplo, los médicos hicieron una huelga de hambre para exigir la prohibición del paraquat después de que mató a unas 170 personas en un solo distrito en dos años. En Vietnam, los médicos informaron más de 1.000 muertes relacionadas con el paraquat cada año hasta que el país lo prohibió en 2017.

Sorprendentemente, Syngenta dice que “el paraquat es un herbicida seguro y eficaz cuando se usa según las instrucciones de la etiqueta”. La compañía dice que "está trabajando activamente para minimizar este tipo de incidentes mediante el apoyo a la prevención del suicidio y los programas de formación del usuario final".

A pesar de estos hechos, las exportaciones de paraquat desde Europa crecieron alrededor del 30 por ciento hasta las 36,000 toneladas en 2019, impulsadas en gran parte por mayores volúmenes de exportación a los EE. UU. así como a Indonesia, donde el químico se usa en plantaciones de aceite de palma.

Segundo lugar: Dicloropropeno

El dicloropropeno (1,3-D) es el segundo "plaguicida prohibido" más exportado. Utilizado como "fumigante del suelo" en el cultivo de hortalizas, es un probable  carcinógeno, y la UE lo prohibió en 2007 debido a los riesgos asociados con la exposición del consumidor, la contaminación de las aguas subterráneas y el daño potencial a aves, mamíferos, organismos acuáticos y otros organismos no objetivo.

Nuestra investigación encontró que se notificaron 15,000 toneladas de la sustancia química para la exportación en 2018, a menudo mezcladas con cloropicrina, otro pesticida fumigante prohibido que alguna vez se fabricó como arma química durante la Primera Guerra Mundial.

El dicloropropeno es producido por Corteva e Inovyn, una subsidiaria del gigante químico británico Ineos. Y Marruecos es uno de los principales destinos, donde se usa dicloropropeno para cultivar tomates. En 2015, un estudio de la FAO (francés) mostró que solo el 4 por ciento de los productores usa las protecciones recomendadas.

Tercer lugar: Cianamida

La tercera exportación más grande por volumen es un regulador del crecimiento de las plantas llamado cianamida, que se utiliza para desencadenar una floración uniforme en árboles frutales y vides. Las autoridades europeas sospechan que provoca cáncer y daña la fertilidad. Cuando lo prohibieron en Europa en 2008, citaron “indicios claros” de que tiene efectos nocivos sobre la salud humana y, en particular, sobre los operadores, incluso cuando llevan equipo de protección.

A pesar de esto, el químico todavía lo fabrica en Alemania una empresa llamada Alzchem. En 2018, la empresa notificó para la exportación más de 7.000 toneladas de una formulación denominada "Dormex", la mayor parte de las cuales se destinaron a países como Perú, Chile, Sudáfrica y México. En Egipto, que recibió 300 toneladas en 2018, la sustancia a menudo está involucrada en envenenamientos de agricultores.

Contactado por Public Eye y Unearthed, Alzchem respondió: "Los países a los que exportamos tienen leyes estrictas para la aprobación de productos fitosanitarios y capacitamos a los agricultores para que utilicen nuestros productos de forma segura".

Es hora de poner fin a esta práctica "deplorable"

No es de extrañar que en julio de este año, tres docenas de expertos en derechos humanos de la ONU pidieran a la UE que pusiera fin a esta práctica "deplorable". En un comunicado conjunto, afirman que los países ricos deben cerrar las "lagunas" que permiten la exportación de estos plaguicidas prohibidos a países "que carecen de capacidad para controlar los riesgos" y donde se traducen en "violaciones generalizadas de los derechos humanos a la vida".

Pero la práctica va a aumentar. Cuando la UE prohíbe los pesticidas que han demostrado ser dañinos para la salud humana o el medio ambiente, sin saberlo, está agregando nuevos nombres a la lista de agroquímicos peligrosos producidos para la exportación. Unearthed y Public Eye han descubierto que en 2019 se exportaron por primera vez nueve sustancias nuevas, con un volumen total de 8.000 toneladas.

Irónicamente, los principales destinos de exportación de estos productos prohibidos (Estados Unidos, Brasil y Ucrania) son los mismos países que suministran alimentos a la UE. Como un boomerang, por lo tanto, los pesticidas prohibidos pueden encontrar su camino de vuelta hacia los consumidores europeos a través de alimentos importados cultivados con la toxina ilegal.

Las empresas intentan engañar

De las 30 empresas contactadas, unas 15 respondieron a nuestras solicitudes, incluida Syngenta. En esencia, los fabricantes presentan cuatro argumentos para justificar su exportación de plaguicidas prohibidos en Europa:

1. Sus productos son seguros y están comprometidos con la reducción de riesgos,

2. Respetan las leyes de los países en los que operan,

3. Cada país tiene el derecho soberano de decidir qué plaguicidas satisfacen mejor las necesidades de sus agricultores,

4. Muchos plaguicidas se venden en el extranjero, pero no en Europa, porque las dos regiones tienen condiciones y necesidades agrícolas diferentes.

En este punto, recordamos a los lectores que los 41 plaguicidas en cuestión han sido todos "prohibidos" explícitamente en la UE "para proteger la salud humana o el medio ambiente". Es por eso que están incluidos en la lista de productos químicos peligrosos del Reglamento PIC de la UE y están sujetos a un requisito de notificación de exportación.

"Si la UE, con todos sus recursos, llega a la conclusión de que estos plaguicidas plantean riesgos inaceptables y son demasiado peligrosos para su uso, entonces, ¿cómo podrían utilizarse de forma segura en los países más pobres cuando las protecciones necesarias no suelen estar disponibles", dice el ex Especialista de la ONU Relator sobre derechos humanos y sustancias y desechos peligrosos, Baskut Tuncak. "La mayoría de los países importadores tampoco pueden controlar y monitorear el uso de sustancias tan peligrosas".

Esta ausencia casi total de control y los niveles más altos de exposición significan que el daño a la salud humana o al medio ambiente es mucho mayor que en los países ricos. Según estimaciones de la ONU, la intoxicación por plaguicidas mata a más de 200.000 personas en los países en desarrollo cada año.

“Las empresas pueden decir que se adhieren a las leyes nacionales, pero también trabajan arduamente para cambiar y dar forma a estas leyes”, dijo Alan Tygel, portavoz de la Campaña Permanente Contra los Plaguicidas y por la Vida en Brasil. "En mi país, los gigantes de los agroquímicos presionan agresivamente para relajar las regulaciones de pesticidas y debilitar las disposiciones que de otro modo protegerían a las personas y el medio ambiente".

Poner fin a un sistema hipócrita

En mayo del año pasado, la Unión Europea lanzó su estrategia De la granja a la mesa (Farm to Fork) con gran fanfarria, presentándose a sí misma como líder mundial en la transición hacia un sistema de alimentación y agricultura más justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente. Sin embargo, a pesar de la promesa de estándares más altos, la UE hace la vista gorda ante la exportación de pesticidas demasiado peligrosos para su uso en Europa.

Un funcionario de la UE dijo a Public Eye que las normas europeas sobre exportaciones de plaguicidas prohibidos ya eran "más estrictas de lo requerido". El funcionario dijo que "la prohibición de las exportaciones de la UE no conducirá automáticamente a que terceros países dejen de usar dichos pesticidas, pueden importar de otros lugares". Ella argumentó que "convencerlos de que no utilicen tales pesticidas será más efectivo" y esto sería parte de los "esfuerzos de diplomacia verde" planificados por la UE para "lograr sistemas alimentarios más sostenibles a nivel mundial".

Cuando Public Eye y Unearthed se ponen en contacto con ellos, la mayoría de los gobiernos se esconden detrás del concepto de soberanía estatal. Las regulaciones europeas aseguran que los países reciban "información sólida y sólida sobre estas sustancias", dijo un representante alemán. "Estos países pueden entonces decidir por sí mismos si esa sustancia debe permitirse o no".

Al permitir la exportación de plaguicidas prohibidos a países que no pueden gestionar los riesgos, los estados están violando sus obligaciones en virtud del derecho internacional de los derechos humanos, según expertos de la ONU.

Sin embargo, un país, Francia, prohibirá esta práctica a partir de 2022, después de que los jueces rechazaran un desafío legal de los principales fabricantes de pesticidas a principios de año. Los jueces dijeron que las restricciones a la libertad empresarial son justificables dado el "daño a la salud humana y al medio ambiente".

“La Unión Europea debe mostrar un verdadero liderazgo en este tema”, dice Baskut Tuncak. "A partir de ahí, podemos avanzar hacia un consenso aún más amplio para poner fin a esta práctica aborrecible de discriminación y explotación".

 

VER MÁS:

Destinos de alto riesgo. Capítulo 1